Práctica de campo Tepotzotlán 2017.

El día 6 de septiembre la nueva generación de primer semestre de CCH experimentó su primer práctica de campo. Junto con los alumnos de opción A, que fungieron como monitores y diez maestros de diversas asignaturas, visitamos el Museo de Arte colonial ubicado en Tepotzotlán.

A lo largo de la mañana nuestros alumnos pudieron disfrutar de las magníficas piezas que conforman el acervo del museo y conocer con mayor detalle los elementos que forman parte esencial de nuestra historia colonial.  La evangelización, la historia de las órdenes religiosas, así como aspectos de la vida cotidiana y del arte virreinal conforman parte de los contenidos que los chicos aprenden en esta visita. Temas todos esenciales para reforzar y complementar nuestra práctica académica y los objetivos que establece el programa de Historia Universal.  Es por ello que visitas como ésta resultan fundamentales para poder vincular los conocimientos desarrollados en clase, con aspecto específicos de nuestra propia historia y con los que pueden tener un contacto más directo y enriquecedor.

En igual medida los chicos de opción A pudieron reforzar las temáticas vinculadas a su curso de Historia del arte, relativas al arte barroco y características generales del arte sacro del periodo virreinal. Además de ello, también es importante su papel de monitores con el cual pueden compartir sus aprendizajes con sus compañeros más jóvenes y practicar capacidades que les resultarán muy útiles en su vida académica posterior.

Una vez finalizada nuestra visita al museo nos dirigimos al parque ecológico de Xochitla, ubicado apenas a un par de kilómetros del centro de Tepotzotlán. Allí, tal como está planeado, los alumnos pueden realizar actividades lúdicas que nos ayudan a fortalecer la unión y favorecen la integración de esta nueva generación con sus compañeros y maestros. Andar en bicicleta, jugar voli o fut son solo algunas de las actividades que se pueden realizar y que los chicos disfrutaron enormemente.  Es importante destacar la importancia de esta parte de nuestra jornada, ya que por medio de actividades como ésta podemos promover la convivencia y la interacción entre nuestros alumnos, con el objetivo final de poder lograr una mejor relación entre toda la generación de primer semestre y por supuesto también con sus compañeros de último año y especialmente con sus maestros.

A las 5 de la tarde y después de una generosa comida emprendimos el regreso al colegio.  Regreso que resultó ser bastante conflictivo y problemático. Por azares del destino, ese día en la tarde cayó una tromba que inundó extensas zonas del sur de la ciudad. Nuestro regreso se retrasó más de seis horas.  Sin embargo debemos destacar el buen comportamiento de los chicos durante una jornada que resultó desgastante, y estresante en extremo. Afortunadamente logramos llegar sin novedad al colegio y aunque bastante cansados terminamos una jornada extraordinaria en cuanto a aprendizajes y vivencias.

En conclusión podemos celebrar una práctica exitosa en sus objetivos académicos. Y en la misma medida también en cuanto a sus resultados respecto a la integración y convivencia entre nuestros alumnos. Actividades como ésta, resultan indispensables para poder ampliar y consolidar la enseñanza de temáticas centrales y al mismo tiempo fortalecer nuestra comunidad por medio del trabajo en equipo y la convivencia.

Compartir en redes sociales

Share to Google Plus
Esta entrada fue publicada en Bachillerato, Dirección General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *