Recobrar el aliento con la lectura y los libros.

Los escritores nos regalan una geografía,

una historia, un paisaje en el cual recobrar el aliento

(Michèle Petit, Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura).

El papel de las palabras en momentos difíciles es muy importante, más tratándose de personas que hemos estado un tanto desorientadas por haber vivido recientemente acontecimientos fuera de lo ordinario, que incluso, pusieron en peligro la vida de otras tantas personas cercanas o lejanas a nuestras vidas el pasado 19 de septiembre. Es aquí donde la lectura y los libros nos pueden confortar y abrazar con sus propias palabras. Acercarnos a historias verdaderas y ficcionales que nos permiten crecer con las experiencias de otros y también completar y compensar nuestras propias vivencias, eso es la lectura.

En los parques, camellones y albergues de las familias damnificadas podía completarse la tarde de zozobra y de incertidumbre, con un buen cuento, leyenda, poema o simplemente con una receta para la cura de males. También un juego de completar historias, inventar narraciones o narrar nuestro sueño para esta contingencia, todo ayudaba. En esos espacios físicos creados de manera casi instantánea podía sentirse el deseo de compartir no sólo la experiencia individual vivida sino de toda la humanidad. O así lo parecía en ese momento.

Y quizá todo esto ocurra no tanto por lo maravilloso que pueda ser un libro, sino por los horizontes amplios que puede brindarte, ese libro, al lado de una barda que has visto toda tu vida en la misma calle.

Por supuesto, existen lecturas apropiadas para abordar temas difíciles en tiempos de crisis. Nos referimos a los acervos que formamos los mediadores y bibliotecarios desde la perspectiva del lector. De esta manera podemos brindar por lo menos una orientación a padres de familia y adultos que están en contacto permanente con los niños, adolescentes y jóvenes que vivieron (y vivimos) el momento difícil. Aquí sólo damos una pequeña lista a manera de ejemplo. Algunos materiales se consiguen en sitios y direcciones electrónicas. Sin embargo es más confortante en situaciones vulnerables, acercarnos al libro, al material impreso que nos da una quietud (o que nos exige otro ritmo lector) en comparación con los dispositivos electrónicos.

Lecturas sugeridas para momentos difíciles con toda la familia.”Para recuperar el aliento”:

*En el entendido que el adulto es el mediador del texto y el lector:

Para los pequeños de la casa:

Anna Llenas, El monstruo de colores, Flamboyant.

Paloma Valdivia, Es así, Los especiales a la orilla del viento, FCE.

Félix, El imaginario de los sentimientos, SM.

Didier Lévy- fred Benaglia, Cómo encender un dragón apagado, Libros del zorro rojo.

Isol, Nocturno: recetario de sueños, FCE.

Ana Pez, Mi pequeño hermano invisible, Libre albedrío.

Alejandro Magallanes, Esto no es, SM.

Maurice Sendak, Dónde viven los monstruos. Kalandraka.

David Mc.Phair. ¡No!, Castillo.

Para los no tan pequeños y el resto de la familia:

Cristina Nuñez Pereira, Emocionario. Dime lo que sientes, Vergara y Riba Editoras.

María Baranda, Hago de voz un cuerpo, FCE, España.

Shaun Tan, El árbol rojo, Barbara Fiore Editora.

Toon Tellegen, La curación del grillo, Conaculta.

Alfonso Serra, El bosque dentro de mí, FCE.

María Baranda- Maite Gurrutxaga, La enorme nada.

Roger Ycaza-Ma. Fernanda Heredia. Los días raros. FCE.

Joydeb/Moyra Chitrakar, Tsunami, Petra ediciones.

Marichel Roca, Lula y su amiga Tilica, Tramuntana.

SEGUIMOS TRABAJANDO EN RECUPERAR TÍTULOS SEGÚN EL ÁNIMO DE NUESTROS LECTORES. HAREMOS UNA SEGUNDA ENTREGA DE TODO ESTO.

Unidad de Expresión Escrita y Biblioteca

FB.- Biblioteca Colegio Madrid 

Responsable de la publicación: Lourdes Aguilar Salas

Compartir en redes sociales

Share to Google Plus
Esta entrada fue publicada en Dirección General, Primaria, Unidad de escritura y biblioteca. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Recobrar el aliento con la lectura y los libros.

  1. Margarita Pérez Aguilar dijo:

    Maravilloso apoyo, ¡una caricia a distancia, para confortar el alma! Mil gracias.

  2. Lourdes Aguilar Salas dijo:

    Queremos agradecer toda la asesoría brindada a IBBY de México y por supuesto a la Secretaría de Cultura porque a través del Programa Nacional Salas de Lectura y las capacitaciones ha fortalecido a nuestros bibliotecarios y mediadores. Atte.-
    Unidad de Expresión Escrita y Biblioteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *